Un diseñador que promete

Borja Guerrero

Está claro que Eder heredado el talento para el diseño y la costura de su amama Dolores. “Ella cosía en casa para la gente de la aristocracia”, cuenta este diseñador vizcaíno que acaba de conseguir uno de los premios más importantes del sector de la moda dirigido exclusivamente a los jóvenes. El pasado 29 de noviembre se proclamó vencedor del concurso CreaMODA en BEC de Barakaldo dentro de la feria Expocosmética. Eder se impuso a más de setenta diseñadores procedentes de diferentes puntos del Estado y algún que otro del extranjero. El galardón, que cuenta con el patrocinio de la Diputación Foral de Bizkaia, no hace más que fortalecer la incipiente carrera profesional de este portugalujo que lleva trabajando año y medio en la firma de moda vasca Laga, adonde llegó para hacer prácticas tras finalizar sus estudios de diseño. Eder quiere que este premio sirva para que muchas personas como él, que es disléxico, no se desanimen para alcanzar sus objetivos. “Si te gusta algo y te lo propones, lo consigues”, afirma convencido.

Eder supo desde pequeño que quería hacer algo relacionado con la moda “Me gustaba ojear las revistas que compraba mi ama y también ir de compras con ella”, recuerda este joven de 21 años. Confiesa que sentía una gran atracción por el diseño de los vestidos. Así que, en cuanto pudo, comenzó a empaparse en las webs. Pero ahí no quedó la cosa. Tras acabar la ESO se matriculó en el instituto Artaza de Leioa para hacer el Bachillerato artístico. Y lo hizo porque desde el primer momento contó con el apoyo de su familia. “Toda la gente me decía que el mundo de la moda es muy dificil, pero como en casa me apoyaban, yo segui adelante”, cuenta Eder. Su siguiente paso académico, una vez que ya estaba totalmente encaminado, fue estudiar el Grado Superior de Patronaje y Moda en el instituto Nicolás Larbu- ru de Barakaldo. “Me encantó, vi que era lo mío y aquí estoy”, resume su paso por el centro de enseñanza.

Y la suerte hizo que Eder recalara en la empresa Laga, que tiene su centro de operaciones en el Elkartegi de Basauri. “A la hora de hacer las prácticas nos derivaron aquí a mi y a Aroa, una compañera de estudios, y como llegamos en un momento en el que no había diseñadora, encajamos bien, les gustamos y nos ñcharon como directores creativos”, dice. Eso fue hace año y medio, y ahí siguen. “Yo estoy muy contento”, admite, “porque me encanta el trabajo que hago”. Y fue precisamente Aroa quien le animó a presentarse a CreaMODA, un concurso que tiene un prestigio bien ganado a través de sus veinticinco ediciones. “Yo no me veía como para participar porque pensé que no haría nada ante tanto talento, pero ella me motivó y me dijo que hiciera el dossier”, recuerda. Le hizo caso. Preparó con mucho esfuerzo e ilusión su colección. Para ello se inspiró en Biarritz. “Me pareció una preciosidad, así que busqué el hilo conductor para mis creaciones en el neopreno, que está relacionado con el surf, uno de los puntos fuertes allí, y el paño, que es un tejido supernatural relacionado con la aristocracia y el clasicismo que ha habido en Biarritz”. El resultado fueron varias prendas: dos tops, dos pantalones, una bomber, un bolso y varios turbantes. Todos ellos merecieron la máxima calificación del jurado de CreaMODA, por lo que se hizo con el primer premio. “Claro
que me hizomucha ilusión”, dice, “pero sobre todo ha supuesto un chute de adrenalina para seguir, porque este mundo de la moda, en donde hay muchas trabas y recaídas, se ve que es muy difícil”.

Eder está convencido de que este es su camino. “Disfruto como un enano y ésta es mi pasión”, afirma con rotundidad. Lo demuestra en sus palabras y en sus hechos. Cualquier oportunidad que tiene se desplaza a ver desfiles. “Suelo ir a Cibeles porque al final es de lo que te nutres. Tienes que ver el ambiente, lo que se hace y el entorno”, señala. Y será en Cibeles, que actualmente se denomina Madrid Fashion Week, donde Eder quiere hacerse notar de nuevo. En la pasarela madrileña se organiza un concurso para jóvenes diseñadores, en el que, visto lo visto, podría tener opciones tras su triunfo en CreaMODA. “Ya voy tarde para presentar la colección otoño-inviemo, pero estaré en la de primavera-verano”, adelanta. Mientras tanto piensa seguir aportando frescura a las prendas que Laga comercializa en tiendas multimarca de todo el Estado y en varios países de Europa. Para ello se fija en todas las revistas que puede, en las pasarelas y en dos referentes del diseño que a él le han marcado mucho: Cristóbal Balenciaga y el madrileño Ángel Schlesser. Pero también sueña con crear algún día su propia marca, su firma.