Con dedal de oro

Aida M. Pereda

El modisto portugalujo Eder Aurre se proclama vencedor en el Certamen Nacional de Jóvenes Diseñadores

El monte Kilimanjaro le ha servido de inspiración para su nueva colección. Con ella, el modisto jarrillero Eder Aurre ha ganado el primer premio en las categorías de colección, complemento y bañador en el Certamen Nacional de Jóvenes Diseñadores de Moda, celebrado el pasado 7 de noviembre en la localidad cántabra de Torrelavega. «Había mucho nivel, con prendas muy bonitas y muy bien elaboradas, así que no esperaba para nada ganar los premios con todos» confiesa.

A sus 22 años y con un ciclo de Patronaje y Moda en el centro Nicolás Larburu de Barakaldo a sus espaldas, atesora con una carrera prometedora, pues ha trabajado como co-director creativo para la firma Laga y, aunque por el momento sólo se ha presentado a dos concursos, en ambos ha logrado conquistar el gusto del jurado. Ya el año pasado, en el BEC, se llevó el premio CreaModa en este certamen internacional dirigido a jóvenes diseñadores en el que presentó su primera colección, Ekléktika

Cuando se puso a bocetar su segunda colección Eder empezó a jugar con cuerdas de escalada. «Me gustan mucho las manualidades y la forma en la que las mujeres de las tribus africanas trenzan sus abalorios y cestas» confiesa. Por eso, quiso hacer un guiño a esta forma ancestral de artesanía en sus nuevas creaciones con el uso de la cuerda como pilar fundamental trenzada sobre neopreno y paño en tonalidades verdes. Aunque para el concurso solo pudo presentar un top, una falda, un bolso y un bañador, el joven creador prepara ya nuevas piezas para poder realizar un desfile completo de la temática «Kilimanjaro».

Estancia en Londres

A raíz de su paso por la Central Saint Martins de Londres el pasado mes de septiembre, gracias a una beca que le fue concedida por Bilbao International Art & Fashion. Eder ha descubierto otras formas de trabajar y ha abierto su mente ante la moda, como él mismo señala.

Los quince jóvenes diseñadores vascos que tuvieron <<el privilegio>> de participar en este curso intensivo de una semana de duración exprimieron la experiencia al máximo. «Queríamos darlo todo y al salir de clase nos quedábamos trabajando en el ‘hostel’ desde las once de la noche hasta las cinco de la madrugada. Los profesores se quedaban sorprendidos. Nos dijeron que éramos un grupo muy currela», destaca.

«Ha sido un sueño poder estudiar en esta prestigiosa escuela, a la que ahora va Antonio Banderas también. Yo nunca me lo hubiese podido permitir», reconoce. Entre sus retos, además de crear una firma propia, está mejorar su inglés. Por ello se ha apuntado a clases para no cerrarse las puertas en el exterior, y tiene claro que quiere dedicar todos sus esfuerzos ahora a formarse en este sector de renovación constante mientras diseña ya su próxima colección que, según avanza, será muy floral.

Apasionado del maestro Balenciaga y asiduo a los desfiles de Ángeles Schlesser en la Fashion Week de Madrid, le gustaría poder presentar sus diseños en el apartado de jóvenes diseñadores del escaparate de la moda nacional por excelencia. «Voy a nutrirme, porque es necesario ver las cosas que hacen otros y no quedarse en casa encerado bocetando», explica.

Mañana lunes comienza el máster de Moda de la Universidad del País Vasco con la ilusión de poder seguir abriéndose camino en una profesión que ha elegido de forma totalmente vocacional. Ya desde pequeño hojeaba con gran interés los maniquíes que desfilaban por las revistas que compraba su madre. «Se desde hace mucho tiempo que lo mío es la moda. No me veo trabajando en otra cosa» afirma.

Con vistas al futuro le gustaría trabajar en su propio ‘atelier’ como estilista para una publicación especializada o asesorando a gente, algo que ahora mismo está muy de moda en la televisión. «Creo que es bueno acercar otro tipo de prendas y conceptos a la gente de la calle, pero aunque la moda tiene su parte divertida en algunos momentos veo que no se toma muy en serio y me molesta, porque detrás de eso hay mucho curro», defiende.